Preguntas frecuentes: ¿Qué diablos es una "película gay"?

Después de leer Lista LGBT del BFIrespondiendo a ella, y chocando con algunas de las contradicciones y suposiciones en las conceptualizaciones de ambas, creo que ya es hora de que responda a una pregunta, al menos a efectos de este blog, y al menos para mí mismo: ¿qué es una película gay?

Si has leído mi propia lista de películas gay significativas, se podría decir que el principio organizativo implícito era limitar la lista a las películas que abordan, representan, analizan o dramatizan principalmente las experiencias de los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, o que quieren tenerlas, y que experimentan el amor romántico con hombres, y no con lesbianas, mujeres bisexuales o todas las personas transexuales.

Sólo, principalmente, la G y la B en el LGBT.

Aunque los que tienen una identidad bisexual podrían objetar que se les incluya como criterio para mi lista, y aunque no considero la identidad bisexual como un subconjunto de la identidad gay, aún así para los propósitos de la lista, estoy considerando la actividad masculina-bisexual, como la que se muestra en Lado Salvajecomo un criterio válido de inclusión, al igual que las experiencias de los hombres trans con experiencias o aspiraciones del mismo género.

¿Por qué sólo las experiencias de los hombres homosexuales y bisexuales?

Hice esta distinción porque no quería lidiar con el ruido introducido por incluir la L y la T. Las diferencias en la experiencia, de cultura a cultura, entre los hombres que aman y follan con otros hombres, parecen ser lo suficientemente variadas como para que evaluar las películas a través de todo el espectro de la sopa de letras en todas estas diferentes culturas diluya todas ellas y entierre el trabajo importante.

Las lesbianas merecen sus propias listas.

Las personas trans merecen sus propias listas.

En aras de la inclusión fácil y la conveniencia política, hemos negado a nuestras experiencias la profundidad y la riqueza que ya existe en el cine mundial, si estamos dispuestos a dejar de lado algunos prejuicios, hábitos anticuados y, hay que decirlo, la corrección política.

Unirse bajo un mismo paraguas político tiene sentido estratégico y moral, pero no veo cómo los criterios de evaluación del arte hacen lo mismo. Esta mezcla no beneficia a nadie. Como sesgo programático no examinado, pensaría que lo reevaluaríamos como algo natural. ¿Pero quién lo hace? Seguramente hemos llegado a un punto en el que la separación de las listas sólo podría aumentar nuestra comprensión, no limitarla, como hace ahora el statu quo, y como listas como la del BFI claramente sí.

¿Por qué las experiencias y no la sensibilidad?

Demasiado vagas, demasiado esotéricas, no materialistas, son las respuestas cortas. 

 

Propóngame?

 

 

Lo que me interesa son las representaciones del amor y el sexo entre hombres que aman y follan con hombres. Es sencillo, es manejable, no es tímido, y tiene la ventaja económica de no intentar abordar las representaciones filmadas de experiencias multitudinarias para al menos 4 grupos identitarios diferentes, sin distinguir entre sus posibles modos únicos de expresión formal y estilística.

Incluir la "sensibilidad gay" como principio de evaluación no me parece una buena crítica. Centrarse en la sensibilidad, en lugar de en la vida vivida, puede ser subversivo en una especie de década de los 80: un votante del BFI nominó a Latigazo cervical como "Un intenso remake gay de El séptimo velo" - y puede que nos haya permitido una vez descubrir "subtextos gay" (y eso siempre es muy divertido), pero también permite a los cinéfilos ignorar otras obras importantes de creadores fuera de los típicos círculos cinéfilos del establishment. (Ya es hora de que empecemos a pensar en eso, y en las formas en que determinados modelos de comercialización/distribución de los festivales, con la ayuda de la academia y The New York Times, privilegia a ciertos cines nacionales y regionales sobre otros). En 2016, en Occidente, pretender que existe una sensibilidad gay universalmente reconocida es entregarse a la nostalgia y al pensamiento ilusorio, no crítico.

Ahora, algunos contraejemplos. Mientras que solía estar de moda caracterizar todas las películas de John Waters como tan gayEs más exacto, empleando el imperecedero auteurismo popular, describirlos como únicos John Waters. Eso queda claro después de ver sólo un puñado de películas que intentan imitar su estilo y sensibilidad. Si alguien se ha acercado, no lo he visto, y eso que he estado en un par de ellas.

Para mayor aclaración, mientras que la estimable Beau Travail ha aparecido varias veces en las listas de votantes del BFI, para mí el homoerotismo no es gay. (¿Y las películas de Claire Denis necesitan más exposición de la que ya tienen?) Si es así, entonces Top Gun es gay y también lo es Borrasca blanca. Vaya que sí. Murnau's Tabú me parece obviamente concebida y rodada por un hombre gay, pero no la incluiría en la lista, salvo como obra maestra.

¿Por qué centrarse sólo en el sexo?

¿Te has fijado en el nombre del blog? No, pero en serio, aunque siempre tengo un interés sociológico y voyeurista en lo que la gente realmente hace, como mi héroe Alfred Kinsey, y siento que nunca podremos agotar ese proceso de descubrimiento, y aunque también creo que el cine es un medio fecundo para la imaginación sexual, erótica y romántica, no es el sexo lo único en lo que me centro, es el cuerpo, y los efectos del cuerpo masculino en otros cuerpos masculinos; y por tanto también es el afecto, el placer, el deseo y el romance. Para mí, ese enfoque sigue siendo central, sigue siendo esencial y sigue siendo radical, algo que El Tercero me recuerda cada vez que lo veo.

 

Leer un poco escritura arriesgada.

 

Para repetir y resumir, cuando hablo de cine gay, me refiero a: películas que abordan, representan, analizan o dramatizan principalmente las experiencias de los hombres que tienen, o quieren tener, sexo con hombres. Las películas con personajes gay secundarios o experiencias gay tangenciales (como Y Tú Mamá También) o películas en las que la sexualidad de los personajes parece más o menos incidental (como Dinero quemado) no forman parte de mi definición, aunque pueden ser interesantes, valiosas y dignas de ser escritas.

Mi próximo post será una respuesta directa a los 30 mejores del BFIen forma de lista alternativa.

5 2 vota
Calificación del puesto
Suscríbase a
Notificar a
invitado
5 Comentarios
El más antiguo
Más reciente: Más votados
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
wildwildwest
abril 9, 2016 5:20 AM

Gran artículo; estoy extasiado de que sigas escribiendo y publicando. Me encantaría tener noticias tuyas.
Tim Smith

trackback
enero 11, 2020 7:06 AM

[...] de mis películas LGBTQ+ favoritas de la década de 2010 (que de todos modos nunca haría en este blog por las razones que se explican aquí) pensé que sería más divertido hacer una lista de películas de la década pasada con el sexo más caliente entre hombres. [...]

Jorge g
Jorge g
diciembre 29, 2021 7:00 PM

Me encanta el montaje y la forma en que se rodó la película, me emocionó

5
0
¿Qué opina?x
es_MXEspañol de México