notas de la película: Pequeños gigantes

Me encantó esta ingeniosa película canadiense post-gay de instituto, protagonizada por un maravilloso Josh Wiggins como el cuestionado Franky y Kyle MacLachlan como su nuevo padre gay.

Resumen de Google, con un comentario mío:

Franky Winter y Ballas Kohl son mejores amigos desde la infancia. Son la realeza del instituto: guapos, estrellas del equipo de natación y populares entre las chicas. Viven una vida adolescente perfecta, hasta la noche de la épica fiesta de 17 años de Franky, cuando éste y Ballas se ven envueltos en un incidente inesperado [una mamada encubierta y probablemente algo de sexo] que cambia sus vidas para siempre.

Cartel de los Pequeños Gigantes

Cuando disfruto de una película más o menos convencional tanto como he disfrutado de Keith Behrman's Pequeños gigantesLa primera vez que veo una película es para asegurarme de que estoy en lo cierto, no sólo porque quiera duplicar el placer o repetir una gran experiencia.

No, lo vuelvo a ver porque sospecho.

No estoy acostumbrado a que me guste tanto algo que se digiere tan fácilmente. Las películas no son comida para mí. En cierto modo son lo que es ir a la iglesia para los religiosos. (También debe ser por eso que cuando el sermón es malo o aburrido u ofensivo, me voy). Así que me pregunto si estoy ignorando que me aprietan los botones y, por lo tanto, no pienso de forma crítica. Como escritor sobre películas tiendo a ser cauteloso.

¿Me han engañado? ¿Soy un tonto por gustarme esto?

Otras películas con las que me he sentido así han sido: Ataque al bloque, Salvavidas, Sube el volumeny Los filósofos, también conocida engañosamente tras su paso por los cines, si es que lo tuvo, como Después de la oscuridad. Esta última es bastante menos convencional que el resto y es más o menos una película de arte, aunque aparentemente incomprendida por todos.

 

Leer un poco escritura arriesgada.

 

En mi opinión, todos son buen arte. Pero también están, en general, libres de sarcasmo y condescendencia, lo cual es un alivio y, en estos días, actos de resistencia.

¿Qué es una película artística?

Siempre me ha gustado Jim Emerson's definición: Una película de arte y ensayo te enseña a verla. Mientras que ya sabemos cómo ver una película de género o convencional -a qué prestar atención y cómo-, una película de arte y ensayo ofrece menos asideros conocidos.

Ahora considero todas esas películas entre mis favoritas sin pensarlo dos veces. Ataque al bloque es una obra maestra del pop.

Pequeños gigantesLa forma de la película sigue al pie de la letra el drama de la salida de la escuela secundaria, con algunos garabatos importantes e intencionados fuera de las líneas. Pero es dentro de esa forma y en la experta ejecución de sus convenciones donde la película supera a cualquier otra película de género similar que se me ocurra, fuera de la película de Bo Burnham Octavo gradoque consigue hacer enmudecer todos los demás dramas adolescentes de instituto como propaganda para adultos. GLO es una película mucho mejor que Amor SimónPor ejemplo, el solipsismo del personaje de esa película se refleja perfectamente en los movimientos de la trama.

El mecanicista y torpe (e inofensivamente manipulador) tercer acto de Amor Simón contrasta con las continuas pequeñas sorpresas a lo largo de Pequeños gigantes. Las películas frustran cualquier expectativa de conclusiones o resoluciones fáciles: un enfoque no binario, si es que alguna vez he visto uno. Una frase del Ray Winter de Kyle Maclachlan, el padre gay que se dirige a su hijo, el cuestionado protagonista Franky, resume sin esfuerzo una de las ideas centrales de la película:

"Te sugiero que sólo prestes atención a quién te atrae y no te preocupes por cómo llamarlo en este momento".

Maclachlan pronuncia esta frase, que en la página se lee de forma drástica, con una sutil calidez y compasión. Esta conversación tiene lugar cerca del final de la película, donde las expectativas del género exigen reconciliaciones. Pero son los detalles que nos han traído hasta aquí y el contenido de la propia conversación entre padre e hijo lo que distingue la trayectoria de GLO.

Franky acaba solo en una toma que puedes ver como imagen destacada de este post. Parece contento, casi alegre, más que satisfecho de sí mismo.

Como un estoico, sus reconciliaciones son consigo mismo y sólo incidentalmente con la gente que le rodea. No ha eliminado todos los obstáculos -su mejor amigo Ballas, que le chupó la polla aquella noche en estado de embriaguez y luego le traicionó, sigue sin hablar con él-, pero ha respondido a sus obligaciones consigo mismo y a sus propios valores devolviendo la bicicleta que le había robado a Ballas junto con un collar de placas de identificación.

Como muchos de los accesorios de la película, el collar no representa claramente ninguna cosa, aunque es sugerente. La forma en que lo vea cada espectador dependerá del ángulo desde el que lo mire.

Ballas pierde el collar al principio de la película en la habitación donde Franky y Ballas tuvieron su encuentro sexual. La madre de Franky lo encuentra y se lo entrega. Para entonces, él y Ballas están distanciados, ya que Ballas ha tergiversado lo que ocurrió entre ellos ante su novia y ante la escuela en general, por lo que Franky se lo oculta a Ballas hasta el momento que se muestra en la imagen de arriba. Lo ha dejado colgado en el manillar de la bicicleta de Ballas, que también ha retenido durante gran parte de la película, como venganza por haber destrozado Ballas la bicicleta de Franky.

¿Qué está devolviendo con estos objetos? ¿Qué está diciendo? ¿Está diciendo que amará a Ballas para siempre?

Tal vez esa sea una de las cosas que está diciendo. Dado que el collar se lo regaló originalmente su novia, tal vez Franky le esté recordando a Ballas sus propias obligaciones o tal vez lo que puede perder. Tal vez la inscripción de la chapa sea una pregunta, o un reto.

Hay algunos otros intercambios de objetos, cuerpos y experiencias a lo largo de la película, que piden, presagian o inician conexiones y transiciones, cambios de estado; y la película está llena de ellos. El intercambio de la bicicleta y el collar es sólo uno. Tal vez representen objetos preciados que se dejan atrás o que se transforman cuando uno crece.

 

Propóngame?

 

 

Las hilarantes escenas entre Franky y su amigo Mouse presentan dos versiones de un falo oculto. En una escena, Franky interroga a Mouse sobre su bulto. En una escena posterior, después de pedirle a Franky que evalúe su strap-on, ella le pide que comparta su bulto y su pene con ella, como una especie de demostración práctica de un cuerpo de sexo masculino, y una pequeña lección sobre la naturaleza ciega de las respuestas físicas.

También aprovecha para evaluarla:

  • Parece más pequeño de lo que esperaba,.
  • Bien, Franky, necesito tocar tu cosa.

El joven actor Josh Wiggins está especialmente bien en esta escena, ya que su personaje se esfuerza por apoyar a su amigo Mouse, por ir más allá en realidad. Su actuación a lo largo de la película, aquí y en las escenas con el padre de Franky, es tan atenta, detallada y auténtica, que me sorprenderá ver un giro más impresionante este año.

Estos intercambios y encuentros con objetos facilitan la gracia y la elegancia de la estructura narrativa de la película, que, trazada, parecería una serie de caminos en bucle conectados por puentes. En esa escena, se trata de un falo: un calcetín en una escena, una correa en otra. No es difícil imaginar que Mouse se está cachondeando aquí de Franky, que ha declarado "¡No soy gay!" al menos tres veces, y sin embargo en esa conversación abierta con su padre queda claro que no está del todo seguro.

Ballas le regala a Franky una pistola de bengalas por su cumpleaños. La disparan mientras pasean borrachos por el barrio. Más tarde, a primera hora de la mañana, bajo las sábanas, algo más se dispara.

En la escena final de la película, Franky dispara la pistola de bengalas él solo, aunque dos personas importantes en su vida lo ven, tanto Ballas como la hermana de Ballas, Natasha, con la que Franky tiene ahora una relación.

 

Propóngame?

 

 

  • Ballas en la piscina - Fotograma de Pequeños Gigantes

La respuesta de Ballas, mientras pisa el agua en una piscina, llega poco después de descubrir la devolución de su bicicleta y su collar.

Es tan ambivalente y problemático como lo era en el pasillo del colegio cuando Franky se enfrenta a él, dándole la oportunidad de sincerarse, de hacer, decir, algo, lo que sea.

Esta interacción se produce después de la perturbadora penúltima escena en la que un Ballas borracho le da una patada a Franky.

Esta escena tiene lugar en el aparcamiento de la tienda. Se hace eco de una escena anterior que también se tornó violenta y en la que también hubo lenguaje y comportamiento homófobo.

En la escena anterior, un grupo de imbéciles borrachos en un coche ridiculiza a Ballas y Franky. Les llaman "novios". El enfrentamiento se convierte en un momento de unión para los chicos, ya que se resisten al comportamiento intimidatorio de los imbéciles. Los chicos rocían a los imbéciles con sus Slurpees.

Ballas golpea a dos de ellos y golpea la puerta de un coche sobre otro. Luego los chicos se suben a las bicicletas y escapan. Más tarde, están juntos bajo las sábanas, jadeando suavemente, casi como si este enfrentamiento hubiera sembrado una sugestión en sus mentes.

 

Leer un poco escritura arriesgada.

 

Dos preguntas importantes preceden a la violencia entre Ballas y Franky, ambas formuladas por Franky:

  • "¿Qué coño te pasa? ¿De qué tienes tanto miedo?"
  • El primer golpe lanzado.
  • "Ballas... ¿qué estás haciendo?"
  • Ballas no tiene respuesta, sólo otro golpe.

La pregunta ronca y angustiada de Franky me rompió el corazón. Está consternado por el comportamiento de Ballas, por la cruel inversión de su amor por el otro, que sigue ahí en esa pregunta y en la violencia exagerada pero no inusual de Ballas.

Me gustó que en la siguiente escena Ballas fuera interrogado por la policía, con sonido no diegético y música zumbante. Al final, su hermana Natasha se detiene en la puerta de la habitación y observa. Muchas películas americanas tratan la violencia entre amigos como algo sin importancia. Pequeños gigantes nos muestra las consecuencias legales, morales y emocionales, haciendo hincapié en estas últimas. Las expresiones de Natasha son ilegibles, pero a pesar de ello no son obviamente sentenciosas.

Poco después de la escena con los policías, se produce otra transformación y transición. Franky se coloca frente al espejo, evaluándose a sí mismo, y no es sólo su apariencia. La pelea y su impacto físico y psíquico motivan esta evaluación. Decide cambiar su aspecto, pero la forma en que está iluminada y rodada la escena hace que parezca una transición espiritual en forma de ritual material.

Esta es la película más expresiva e íntima, facilitada por el director de fotografía Guy Godfree. De nuevo, una banda sonora ambiental acompaña esta escena en lugar de un sonido diegético. Imagina cómo el zumbido de las máquinas de cortar el pelo afectaría a la forma en que recibimos y percibimos lo que se nos muestra.

Fíjate también en que, a pesar de lo reducido del lugar, hay un primer plano, un segundo plano y un fondo en estas tomas. El enfoque se desplaza para llamar nuestra atención, pero el tamaño o la forma de los objetos desenfocados o las partes del cuerpo de Franky atraen la mirada de un lado a otro del encuadre. Por ejemplo, en el primer plano del perfil de Franky afeitándose, se nos ofrecen como loci: una oreja, el rizo de varios mechones de pelo, un hombro resaltado, la curva sombreada de un brazo, la hendidura de un ojo, el contorno de una nariz.

 

Leer un poco escritura arriesgada.

 

A continuación, una mata de pelo cae un poco por delante de esa nariz, pero el enfoque permanece fijo en el rostro de Franky. Godfree ha compuesto estos planos de forma exquisita y con un sutil equilibrio de formas y tonos, con muchas más curvas y círculos. La mayoría de los otros planos de la película están llenos de bloques cuadrados de luz de tonos azules y sombras azules más oscuras, como se puede ver en la mayoría de las imágenes de arriba.

En estas tomas, los tonos siguen siendo dominantemente azules, pero diferenciados por el sutil beige rosado caucásico de la piel de Franky y los blancos turbios de las paredes.

Ahora que he visto la película por cuarta vez, he tenido la oportunidad de apreciar, no sólo los patrones formales de la narración, sino también su estilo. Al fin y al cabo, se trata de una película artística.

5 1 votar
Calificación del puesto
Suscríbase a
Notificar a
invitado
3 Comentarios
El más antiguo
Más reciente: Más votados
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
Christopher B.P. Mahoney
Christopher B.P. Mahoney
16 de abril de 2020 14:42

No recuerdo haber leído un artículo mejor sobre cine. Sobre una película que me encanta, nada menos.

3
0
¿Qué opina?x
es_MXEspañol de México