notas de cine: El cortometraje Panquecito, de Chucho E. Quintero, de carácter sexual.

En mi mundo perfecto, tendríamos un nuevo corto de Chucho E. Quintero cada par de semanas, siempre que sean tan frescos y divertidos como PanquecitoUna cariñosa aventura sexual gay que termina con una especie de selfie orgullosa.

¡A mí!

Escribí esa reseña para Chucho. No sé si lo ha publicado en algún sitio o no.

No es suficiente para explicar lo que me parece no sólo entretenido sino también valioso de Panquecitosu último cortometraje ya está disponible gratis en Vimeo. Mira también al final de este post.

En ambos aspectos está más logrado que 95% de los cortometrajes gay que se encuentran allí o en YouTubey tan bueno como cualquiera de los buenos que se ven en el Los chicos del cine omnibuses, es decir, mejor que la mayoría de ellos.

Ritmos del habla

Quintero me ha dicho que es un gran fan de Crónica y Ataque al bloquedos de mis características favoritas, también. Comparándolas con las del propio Quintero Paquete de seis y Panquecito no es difícil señalar al menos una cosa que le guste de ellos. Los personajes de los cuatro hablan con patrones de habla, vocabularios y ritmos específicos de la comunidad. Algunos de estos elementos son microespecíficos, en los casos de Crónica y Paquete de seis.

Es decir, estas dos comunidades específicas de amigos hablan y se relacionan entre sí de forma idiosincrásica y quizá con una dicción y unos estilos que podrían ser opacos para los que no pertenecen al grupo si existieran en la vida real, a menos, por supuesto, que te tomes el tiempo de apuntar con una cámara y crear una narrativa en torno a ellos. Entonces la dinámica interpersonal e intracultural se vuelve más clara y mucho más interesante. Entonces la lengua vernácula da vida a las historias que quieres ver y a las vidas que quieres seguir.

Considero a Quintero un buen guionista de cine sólo por esos efectos. Si consideras que parte del trabajo de un escritor es observar y registrar; y luego, de alguna manera, traducir, transcribir, dramatizar y reproducir esos momentos de comunicación íntima entre personajes (en el caso de Quintero, los personajes son siempre amigos), reconstituyéndolos con el propósito de una película narrativa, pero también para preservar en algún sentido su tiempo, su contexto y sus valores -y dentro de todo eso, su valor para nosotros-, entonces Quintero es uno de nuestros cronistas gay más importantes en este momento. Para ser descarado, no estoy seguro de que tengamos otro. [Sí, lo hacemos.]

 

Propóngame?

 

 

Panquecito para mí representa hasta ahora la quintaesencia de lo que hace en este sentido. Se siente como una actualización rápida, pero detallada y animada, de un medio masculino gay mexicano específico del que muchos en su audiencia no tendrán conocimiento directo, pero que se transmite con tal afecto y alegría que podríamos querer participar.

Pero lleva esta misión de cronista más allá, conectando los patrones de habla y los movimientos de sus personajes con la banda sonora y los gráficos de 8 bits en pantalla mediante tácticas formales que profundizan en la comprensión y la apreciación de las sensuales conversaciones -negociaciones en realidad- que estamos escuchando y viendo.

Utiliza estos ritmos y compases para que los chistes sean aún más divertidos. Más que un extra, estos detalles rimados, sincopados y armonizados establecen el tono, el carácter y el sentido del lugar, todo al mismo tiempo. Ejecutados de una manera tan engañosa, se sienten precisamente en sintonía con la estética vivida y la puesta en escena encontrada, en lugar de distraer,

Esto es lo más cerca que ha estado Quintero del formalismo en cualquiera de sus películas (hay experimentos formales similares en los segmentos digresivos dentro de Velociraptor). Incluso la forma en que sus personajes hablan entre sí en Panquecito suena más construido y dirigido que las escenas más naturalistas y a veces improvisadas de Velociraptor.

Música mediada

La música deconstruida es la banda sonora de PanquecitoLa música es una de las principales características de la música, combinando tarareos humanos, vocalizaciones sin palabras, aplausos, chasquidos de dedos, respiraciones, etc., acompasados a las imágenes.

Por ejemplo, tras un breve primer plano de una pantalla de chat que presenta a dos personajes importantes a punto de enrollarse, el personaje del título aparece en ropa interior naranja frente a un espejo. En primer plano, a la izquierda del encuadre, se le toma desde la mitad del torso. En el espejo, no enfocado, es un plano casi de cuerpo entero.

 

Propóngame?

 

 

Se gira hacia la cámara para que él y nosotros podamos ver su vientre. Se acaricia y tamborilea con los dedos alrededor del ombligo. La banda sonora sincopada coincide con estos movimientos con tanta precisión que durante los primeros microsegundos podríamos pensar que los sonidos son diegéticos, producidos por los propios dedos de Muffin.

Le pedí a Chucho que explicara sus singulares exploraciones sonoras para PanquecitoEl énfasis es mío:

En primer lugar, me gustan los contrastes. Hace muy poco aprendí que me gusta tener fuerzas opuestas trabajando una contra la otra (en la música, en el trabajo de cámara, el sonido, la actuación, etc.), así que en lugar de ir por lo esperado, trato de encontrar emparejamientos más extraños o poco convencionales. Por ejemplo, en VelociraptorComo la película está centrada en un friki al que le gustan los cómics y trata sobre el Apocalipsis y todos estos elementos de ciencia ficción, era de esperar que tuviera una banda sonora de 8 bits como la que teníamos. Pero para Panquecito (otra película sobre un friki al que le gusta Roger Corman y los cómics), sabía que ya no quería eso, aunque utilizara algunos elementos gráficos de videojuegos, usar música de videojuegos estaba descartado. Así que optamos por algo casi a capela, incluso algo tribal, en lugar de ir con algo friki.

Lo que hablé con Isaí Flores Navarrete fue que quería construir sonidos sobre sonidos, así que empezó con un tema completo con un montón de sonidos diferentes para el final, y luego deconstruyó hasta que fuera sólo un aplauso o una sola nota o sonido para el comienzo, de esa manera, a medida que la película avanza, la música se vuelve más compleja.

Y aquí explica más sobre los usos de estos sonidos en la película:

También quería experimentar con hacer que la música y el sonido formaran parte de los pensamientos y emociones del personaje principal, como, la música no sería sólo decorativa, sino que hablaría a favor del personaje, por lo que sería tenso o apurado o muy cachondo y caótico, dependiendo de la escena.

Chucho el Formalista

Del mismo modo, Quintero sigue experimentando con los modos modernistas y reflexivos de narración al violar el tiempo lineal y el espacio diegético. Al principio, como Panquecito se está preparando para el tipo que invitó en el chat, dos de sus anteriores cuasi-trabajadores entran en la puerta junto a él, dando sus excusas por las que no pueden follar con él. Los visuales de 8 bits enmarcan las caras de los tipos mientras se recusan.

La película proporciona esta información de fondo dentro de la propia escena, marcándola como no diegética a través de los gráficos y sonidos de 8 bits estratificados, así como de la iluminación. Velociraptor demarcó claramente las fronteras entre la narración lineal que avanza y las digresiones estilísticamente divergentes que muestran el tiempo anterior y diferentes lugares y espacios.

[Al escribir esto me acuerdo de cómo los movimientos de cámara, los paneos y los carros, en las películas de Julián HernándezTambién nos trasladan fuera del tiempo y el espacio lineal y luego vuelven a hacerlo, o cómo la cámara sigue a un personaje que también se mueve dentro y fuera del tiempo y el espacio lineal que Hernández constituye también como espacios emocionales y eróticos. Todavía no he escrito sobre estos aspectos formales de muchas de las películas de Julián Hernández, pero son especialmente llamativos en El cielo dividido y Rabioso sol, rabioso cielo]

Como es habitual, las tácticas narrativas de Quintero se comunican por capas.

  1. Está la sorpresa de la entrada de nuevos personajes en escena; nos damos cuenta de que es una especie de flashback o reminiscencia trepidante a través del uso de los gráficos de 8 bits.
  2. Los propios gráficos son reflexivos y divertidos. Por ejemplo, una nube de tormenta invertida se cierne en torno a la cabeza y el torso de un truco.
  3. Las líneas de los trucos son divertidas pero también superficiales. Comprometen nuestra identificación simpática con Panquecito al mostrar sus fracasos pasados junto a su preparación acomplejada para la siguiente cita.
  4. Los ritmos de la banda sonora intensifican el nerviosismo y la expectación de Panquecito. Pero Quintero ha revelado algo más sobre Panquecito: seguro que antes fracasó, pero sigue ahí fuera, intentando establecer una conexión, esforzándose por echar un polvo.

Todo lo anterior contribuye a la intensidad y la alegría de la última y explícita toma de dinero de la película.

Positividad sexual

En el centro de la película se encuentra una competencia hilarante pero también algo cruel entre Panquecito y su compañero de piso. El compañero de piso conoce el oficio de Panquecito y al principio consigue robarle. Al final, sin embargo, Panquecito consigue volver a entrar y la acción, aunque elíptica -los efectos visuales son vagos; la banda sonora especial, no-, se convierte en un trío.

 

Leer un poco escritura arriesgada.

 

El tono es juguetón pero no burlón. Cada personaje reclama su derecho al sexo y, aunque probablemente estemos a favor de Panquecito, hay una refrescante uniformidad y falta de juicio expresada a través del humor y, especialmente, a través de las imágenes extáticas.

Por último, no se me ocurre ninguna película reciente con una imagen tan atrevida y sexualmente explícita (y autorreflexiva) que se ofrezca con tanto orgullo y satisfacción. La sonrisa en la jeta salpicada de semen de Panquecito pertenece ahí, se ha ganado, y pertenece a este personaje -la resolución triunfante de su historia- y a nosotros y nuestras historias.

Es decir, si nos abrimos a la película como es debido, esa mueca será respondida por la nuestra: una recuperación o recuerdo de nuestra propia autoestima.

Para mí, ese marco también representa un reto para el cine gay: ¿Son tus películas así de pro-sexo, así de pro-gay, así de desvergonzadas?

Si no, ¿por qué no?

5 1 votar
Calificación del puesto
Suscríbase a
Notificar a
invitado
2 Comentarios
El más antiguo
Más reciente: Más votados
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
fandechucho
fandechucho
mayo 11, 2022 1:43 PM

¡amamos a chucho!

2
0
¿Qué opina?x
es_MXEspañol de México