Prueba con estos: sexo gayromanceestafadores

Respuestas al cine: Algunas opiniones discrepantes sobre Parásito, Joker y el Guantelete del Infinito

Nota: No puedo decir que ésta sea mi respuesta cinematográfica más coherente. Es más bien un revoltijo de desvaríos. Tenía la intención de volver a ver Parásito y analizando en detalle secuencias concretas, pero no tuve corazón para ello. Me disgusta mucho esta película y siempre voy a desconfiar profundamente de este nivel de consenso, sobre todo cuando parece motivado ideológicamente. Detesté especialmente la tortura que se produce cuando una pobre familia traiciona a otra. Los Kim deben mantener posturas de tensión mientras el ama de llaves traicionada preside el procedimiento, imitando magistralmente los pronunciamientos del dictador norcoreano Kim Jong-un. Cosas desagradables.

Parásito
Dirigida por Bong Joon Ho
132 min, Corea del Sur, 2019

Joker
Dirigida por Todd Phillips
122 min, EE.UU., 2019

Sentado en la terraza de un Starbucks cerca del ZócaloDelante de mí, un chico flexionó sus gigantescos dedos retroiluminados en silueta y me hizo hacer un doble gesto. Unos momentos más tarde me di cuenta, confuso, de que llevaba una réplica de plástico de la Guantelete del InfinitoLa ficción de Marvel ADMquizás el primero para niños menores de 10 años. En el caso de la Solución Final de Iron Man es más exacto llamar al Guantelete un WMG, o Arma de Genocidio Masivo. Estas son mis reflexiones sobre las decisiones morales de Tony Stark.

La visión de la muy caro toy me sorprendió, una vez que se asentó su significado descontextualizado... representando no sólo la normalización, la infantilización de símbolos de violencia militar y destrucción, sino la encarnación de la idea del juego de suma cero como el modelo de nuestra época. paradigma dominante decadente. Ya no es sólo para presidentes narcisistas: vende entradas; es un juguete.

Otras ideas igualmente decadentes, aunque menos coherentes, venden entradas hoy en día y también hacen ganar a sus directores, no sólo reverencia, afecto y aclamación, sino también Oscars.

Ganador a la mejor película Parásito postula que lo único que quieren los pobres es una buena red wifi y aprovecharse de los estúpidos ricos. Y que para ello se matarán unos a otros, traicionando a su propia clase.

De hecho, las escenas que dramatizan con más fuerza estos impulsos regresivos y autodestructivos son las que se citan con más frecuencia como lo más formal de la película y, aparentemente desde la perspectiva de alguien, logros morales.

Pero he abordado esta película desde todo tipo de ángulos, la he visto dos veces, he reproducido escenas clave tres o cuatro veces, y no consigo entender qué hace pensar a nadie que esta película transmite mensajes progresistas o proporciona una visión materialista del conflicto de clases. Incluso Krystal y Saagar creerse el bombo y platillo. Tampoco creo que sea un gran logro cinematográfico.

El conflicto central de Parásito es intraclase y, como tal, no es un análisis ni una revelación de la verdad. No, es una fantasía cínica y elitista. Mira: no hay forma de que mires a los pobres personajes de esta película y concluyas: sí, ése se parece a mí. Porque no eres tú. El público objetivo de esta película son las élites del cine de arte y ensayo. No son ricos como los ricos de Parásito pero seguro que no son pobres. Debe ser muy reconfortante asegurarte a ti mismo que no hay nada que podamos hacer respecto a la "difícil situación de los pobres" porque, al fin y al cabo, se están matando entre ellos. Y son ladrones. Y no se puede confiar en ellos. Y así sucesivamente.

Los que se tragan Parásito son del mismo tipo que creen que Nancy Pelosi tiene los intereses de la clase trabajadora en el corazón y que Joe Biden realmente resultará ser un nuevo FDR... personas cuyas vidas no cambiarán fundamentalmente independientemente de quién gane las elecciones, o de si el salario mínimo llega a $15 o no. Sólo con esa ideología, unida a una narrativa que pretende exponer el conflicto de clases, ya tienes garantizada una consideración para los Oscar.

Los jodidos ricos de esta película existen para erigir un lugar de conflicto entre las dos familias de clase obrera sucedáneas de esa casa artística, si es que se puede llamar casa a una estructura así en el sentido en que la mayoría de los seres humanos de este planeta la experimentan.

El apartamento de la familia Kim se parece más a una casa real que lo que la mayoría de los humanos podría reconocer como tal, aunque se nos pide que creamos que a estos sofisticados estafadores no les importa mucho la intimidad. Su retrete está en una repisa junto a una ventana que da a un callejón donde mean los borrachos. O al menos un borracho.

No se han molestado en crear ningún tipo de pantalla de intimidad en ninguna dirección, presumiblemente porque habría dificultado el rodaje de la explosión de mierda que está en el centro de uno de los mayores gags físicos de la película y que a menudo provoca las mayores carcajadas.

Pobres ahogándose en su propia mierda. ¿Qué no tiene gracia?

¿Por qué la joven utiliza sus manos desnudas para intentar evitar que la fuente de mierda empape la habitación? Ningún personaje sensato haría algo así, ¿verdad? Bueno, ningún personaje, excepto uno escrito en una película que pretende representar a la clase trabajadora de una forma determinada y provocar las risas del público que no es de clase trabajadora sobre la forma en que vive esta gente pobre, divertida y no tan admirable. Es una tontería, pero encaja y tiene gracia. Para alguien. Por razones.

A menudo me quejo, al menos para mí mismo, de que las voces y perspectivas de la gente pobre y de clase trabajadora no se oyen ni se perciben en el cine mundial actual, salvo a través de un puñado de directores. Pienso en Pedro Costa y... bueno, tendré que pensármelo un poco más.

¿En cuanto a los críticos que se interesan por las perspectivas de la gente pobre y de la clase trabajadora o que incluso están cualificados para considerarlas? Ahí me has pillado.

¿Cómo escribiría un crítico de clase obrera sobre películas como Parásito?

¿Cómo sería un cine obrero? ¿Cómo se sentiría? Lo único que sé con certeza es que no se vería ni se sentiría como Parásito.

O Joker.

Los puntos de vista representados en Parásito y Joker no son las de otra gente pobre, ni siquiera las de otra gente rica, como la representada por los cipayos milque-toast que viven en la gran casa bonita. No, se trata de otro estrato de élites que pueden cosificar a ambas familias desde posiciones igualmente privilegiadas y autosatisfechas de poder retórico y cultural, cuya imagen representativa más potente y decepcionante es el jurado de Venecia dirigido por Lucrecia Martel, que dio la ¿León de Oro a Todd Phillips? Joker. Martel ha murmurado algunos shibboleths poco convincentes sobre los antihéroes en defensa; Jonathan Rosenbaum parece para apoyar estos elogiosal menos tácitamente. En su crítica de Letterboxdafirma que Joker mantiene "una distancia meditativa respecto a sus temas feos". ¿Meditación? A mí me pareció más bien una violación mental. Es una afirmación tan vacía como la de Arthur Fleck: "No soy político". Si eso es meditación, me quedo con la embriaguez, gracias.

Pero, lo que es más importante, parece no entender lo básico de lo que falla en el intento de esta película de hablar en nombre de los trumpistas, si es que eso es lo que hace. Desde mi punto de vista, la explicación de la amoralidad del Joker tiene poco que ver con la violencia armada y todo que ver con un fracaso a la hora de imaginar a la oposición, como todos los fracasos liberales de hoy en día.

No puedo ni quiero entrar en más detalles sobre mis objeciones y mi disgusto ante esta película, aparte de señalar que mi amor por la obra de Scorsese Rey de la comediaque Phillips cita de forma reduccionista, me hizo retroceder ante cada movimiento de esta película.

Por último, no puedo imaginar que pueda criticar al Joker mejor que este puesto por M. C. Myers en Bright Lights Film Journal.

Cita clave:

He oído a mucha gente defender esta película con el tono de una refutación a una conversación que aún no ha tenido lugar, afirmando que cualquiera que piense que la narración de Fleck contiene simpatía simplemente no ha entendido que el protagonista es un villano y no se puede confiar en él. Pero creo que sería mejor oírlo de mi madre, que lo dice todo directamente, como si la historia de Arthur Fleck fuera un documental. Al acabar la película, se volvió hacia mí y me dijo: "Quizá Batman fue un poco duro con él, ¿eh?

M.C. MyersRevista de cine Bright Lights

Resumen final:

  1. Parásito y Joker son películas de arte pop hechas por las élites para halagar a las élites y para objetivar y desestimar los sentimientos y levantamientos populistas. Eso no es todo lo que hacen, pero es imposible comprender su impacto e importancia imputada sin reconocer esos objetivos y lealtades.

  2. No hay nada izquierdista, progresista o, por el amor de Dios, radical o marxista, en Parásito o Joker en absoluto. Al contrario, son reacciones superficiales y estúpidas al populismo.

Investigación adicional

La gasificación de ParásitoAlex Tabarrok, Revolución Marginal

Escrito con StackEdit.

5 1 votar
Calificación del puesto
Suscríbase a
Notificar a
invitado
0 Comentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
0
¿Qué opina?x

¿Quieres más películas gay?

Cerrar

¡Hay una REBAJA! ¡REBAJAS! ¡REBAJAS!

ES