Respuesta de la película: Servicio público

Última actualización: julio 14th, 2022 a 05:31 pm

👀 Descargar miles de películas de temática gay 🏳️‍🌈 🍿 por tan sólo $20 USD al año. Haga un donativo aquí. 🔗

As a fan and booster of documentary films and filmmakers for many years, it was a pleasure but also an odd experience to be the subject of one. Although it was released in 2010, it depicts events and people in my life from over 4 years ago when I still lived in Prague among the rent boys and the down ‘n’ outs.

Existing as I am right now — in a kind of limbo between living and dying, movement and stasis, my day meted out in 12-hour segments defined by when I take my chemo drugs — seeing myself in those situations back when I still felt alive to the world — regardless of how much money I had or where I was sleeping — remind me of what I’ve left behind and who I’ve lost.

El director finlandés Markku Heikkinen se hizo amigo mío durante sus varios viajes a Praga para rodar su largometraje documental, Todos los chicossobre la industria del vídeo gay para adultos en la República Checa. Como resultado, fue testigo de varias etapas de mi vida en la Ciudad de las Mil Agujas, incluidos dos episodios de vagabundeo y mi largo y rocambolesco romance con un joven gitano llamado Marek.

Nunca entendí muy bien por qué pasaba tanto tiempo conmigo, ya que mi relación con la industria del porno era periférica: trataba sobre todo con chicos de alquiler y de la calle, algunos de los cuales trabajaban en el porno, pero la mayoría no. Hice algunos vídeos de pajas, pero su objetivo era tanto presentar a los chicos y documentar el tipo de vida que yo llevaba como excitar a los demás. Muchos de ellos siguen en GayForIt.

So, I wasn’t surprised when the footage about me and Marek didn’t make it into the feature. Instead, Markku cut a film short as a bonus for the DVD and called it Servicio públicode algo que dije sobre el negocio del sexo en la República Checa. Por su intenso interés en nosotros, sospeché que Markku estaba encaprichado tanto de la vida que había leído en mi blog como de la singular relación que yo mantenía con Marek.

No creo que sea una actitud poco común entre los documentalistas (o entre los lectores de mi blog) el comprometerse tanto con sus temas. Junto con una refrescante falta de prejuicios (a diferencia de su editor, que pensaba que yo era un gilipollas), me resultó fácil estar con Markku y se tomó en serio su tema. En otras palabras, confiaba en él. Creo que, una noche de borrachera en un bar gay, incluso estuvimos a punto de besarnos.

Sin embargo, me preocupaba lo que pudiera salir de las imágenes. ¿Podría ¿Parezco un gilipollas depredador? ¿Un chulo sin techo que se aprovecha de chicos perdidos? ¿Un filántropo? Ninguna de las anteriores, creo. O todo lo anterior. Aunque la película no podía permitirse detalles y matices -y si quieres la historia completa, deberías leer mi blog — I think it’s a fair if rough portrait of me at a particular time in my life in Prague.

Comparto protagonismo con Lazlo, que dirige una organización social sin ánimo de lucro que ayuda a chicos "víctimas de abusos sexuales comerciales". Aunque dudo que Lazlo apruebe mi enfoque autogratificante para ayudar a los chicos, tanto él como yo compartimos el desprecio por la naturaleza poco caritativa de los checos.

Un elemento medioambiental que se omite por completo en este documental es la prevalencia del piko, o metanfetamina casera, en la escena de los chicos de alquiler y en la República Checa en general. Alguna versión de Breaking Bad podría haberse situado fácilmente en CR.

Piko is one of the big reasons why some boys stay in the game. Piko is the reason some boys completely disintegrate while in the game. Although I’m sure a few boys suffer psychological damage from having sold their bodies to foreign men — that’s certainly the convenient moral angle that the more stupid articles and films take when they address this issue — it’s far more likely that it’s drug addiction that brings them down to the bottom.

Pregúntale a cualquiera que haya pasado por eso. El consumo de piko fue sin duda el que más problemas causó en mi casa. Marek me robó varias veces para conseguir dinero, y sospecho que ésa es al menos una de las razones por las que sus padres le echaron de casa. Chicos que antes eran fiables, leales y cariñosos se convierten en monstruos ladrones cuando necesitan una dosis.

Todos los rumanos que vivían conmigo lo evitaban, pero era un problema con todos los chicos gitanos de los que me ocupaba. Tenía una política de tolerancia cero con las drogas en el piso y eché a un chico -un compañero de juergas, camarada, cocinero y compañero de copas muy apreciado- cuando descubrí que escondía una jeringuilla en un hueco del retrete.

Sin embargo, siempre perdoné a Marek.

Por alguna razón, me comprometí con él a que mientras yo tuviera un hogar, él también lo tendría. Hasta que me robó, lo mantuve. Pero no siempre lo quiso.

El uso del piko era una cuestión más importante de lo que Markku quería abordar y habría violado el ambiente más bien melancólico que establece en Servicio público. Así que entiendo esa elección.

Unas horas antes de escribir este post, le enseñé la película a uno de mis freelancers para Juanele. Carla ha leído un poco de mi blog de Praga y estaba muy interesada en ver algunas imágenes que acompañaran a las historias que le fascinaban.

One of her first questions was: “Were you in love with Marek?”

“Oh, yes,” I answered, easily.

She also said something that I’ve been thinking about all afternoon and evening. “Rick, you looked so happy! Radiant and serene, even.”

My old friend and Prague drinking buddy, Gordon, who can also be seen in a cameo at the end of the film, used to say that during my homeless period I looked to be “deliriously happy.”

Here in Argentina, my life is stable. I have a home, a job, and I’m in charge of a project I’m enormously proud of.

Pero, ¿soy feliz?

Incluso antes de mi colon desgarrado en dos I couldn’t say I was happy. I suspect not being happy is why I waited so long to go the hospital.

There’s no adventure.

No hay cerveza checa.

Nada de sexo con chicos al azar.

No Marek.


Puede ver Public Service aquí.

Marek, un chico eslovaco que vive en Praga, mi amante.
5 1 votar
Calificación del puesto
Suscríbase a
Notificar a
invitado
2 Comentarios
Más reciente:
El más antiguo Más votados
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
2
0
¿Qué opina?x
ES