La carrera contra el prime time: La cobertura televisiva de las noticias

Publicado originalmente en Salir a la calle, una revista mensual independiente de Indianpolis, en enero de 1987. Uno de los cineastas se puso en contacto con la revista para agradecerme la crítica. Dijo que yo era el único que entendía lo que intentaban hacer. Yo estaba en mi fase marxista en la universidad, así que eso podría haber tenido algo que ver con mi perspectiva.

La mayoría de los comentarios publicados sobre este documental de una hora de duración han sido intentos de apropiarse del tema de los realizadores del vídeo -la cobertura informativa de los disturbios raciales de 1980 en Liberty City- para el uso personal de cada crítico. Por ejemplo, en un artículo del 8 de diciembre de 1985 El New York Times El crítico de televisión John Corry añadió su propio análisis de los acontecimientos de Miami, detallando ciertos puntos que, en su opinión, los realizadores del vídeo dejaron de lado. Además, expresó su confusión sobre el propósito de la coda del vídeo. Asimismo, Mohamed Hamaludin aportó su propio análisis de los disturbios y sus causas en El Miami Timesen lugar de analizar el propio vídeo. Más concretamente, Paul Kerr, del periódico británico de izquierdas The Guardian concluyó que el vídeo "tiene muchas lecciones para la televisión británica". Pero cada uno de estos escritores no reconoció el verdadero tema de Carrera contra el prime time.

El documental se centra específicamente en la cobertura informativa de la televisión durante las erupciones de Miami y analiza cómo los medios electrónicos producen el significado. Pero, lo que es más importante, el vídeo contrarresta esa producción proporcionando un marco, a través de su propia estructura, para que los futuros cineastas interroguen a los acontecimientos y den información. La tarea de cualquier crítico de los medios de comunicación debería ser mostrar exactamente cómo se hace esto.

En cambio, y a pesar de sus mejores intenciones, los críticos caen con demasiada frecuencia en la misma trampa que afecta a tantos documentales de izquierdas: hablar el lenguaje de la oposición y utilizarlo de forma idéntica, con lo que no consiguen establecer una forma alternativa de transmitir la información al tiempo que reconstruyen las estructuras subyacentes que sustentan la situación que pretenden criticar. No basta con hacer una película política - la verdadera tarea es encontrar la manera de hacer una película política políticamente.

Por lo tanto, es útil mostrar en primer lugar cómo las prácticas tradicionales en la recopilación de noticias de televisión funcionan para engendrar percepciones que a menudo son engañosas e incluso engañosas, y contrastar esto con la forma en que Carrera contra el prime time presenta información.

Uno de los primeros argumentos del vídeo es que la cobertura televisiva de los disturbios carecía de sentido de la historia: las tensiones raciales de Miami eran producto de una larga serie de conflictos que se remontaban a los años 60, basados, en parte, en la erosión de la estructura económica y social de la comunidad negra frente a una clase dirigente blanca indiferente y próspera. Muchos de los acontecimientos que condujeron a la violencia generalizada habían llenado a la comunidad negra de una ira apenas reprimida, pero estos acontecimientos sólo recibieron una cobertura superficial por parte de las televisiones locales. Carrera contra el prime time cita adecuadamente esos incidentes y arroja luz sobre un suceso que los medios electrónicos habían "despojado de su contexto histórico y social".

Gran parte del vídeo se dedica a la cobertura de puntos de vista alternativos a los que los informativos de televisión presentaron durante la crisis. Se entrevista a líderes y miembros de la comunidad; se da más importancia a los acontecimientos de los que no se informó adecuadamente; se llenan las lagunas en la presentación de los hechos por parte de las emisoras locales.

 

Ayúdame?

 

El modo en que se llenan estos vacíos es el logro más significativo del vídeo. La coda del vídeo, que es un simple manifiesto de las intenciones y propósitos del videomaker, así como una admisión de las limitaciones de las propias ambiciones del vídeo, aparece superpuesta sin sonido sobre un fotograma congelado de la toma final. Dice así: "Fuentes fiables nos han dicho que las imágenes de televisión incorporan ineludiblemente un punto de vista y que las ideas tradicionales sobre la "objetividad" son falsas y engañosas; estamos de acuerdo".

A lo largo del vídeo, se señala repetidamente que, a pesar de que un editor de asignaciones considera que "no hay reglas" sobre lo que hay que cubrir y cómo hacerlo, las convenciones de las noticias de televisión representan un enfoque teórico, por muy poco formulado o invisible que sea. Carrera contra el prime time muestra la consistencia de esta teoría disfrazada de "sentido común" y "precedente" cuando analiza la notable similitud entre la cobertura de las emisoras locales y las cadenas nacionales. Toda esta cobertura tendió a centrarse en las mismas imágenes de violencia y a enfatizar las actividades de las fuerzas del orden. Además, los equipos de noticias de las televisiones locales y nacionales eligieron a los mismos tipos de personas y, a menudo, a los mismos individuos como portavoces durante las críticas, y en general contribuyeron a presentar una imagen unificada sobre la naturaleza del conflicto a los ojos de la nación. En resumen, los informativos de televisión describieron una serie compleja y diversa de situaciones interrelacionadas con raíces en el pasado y ramificaciones para el futuro como un acontecimiento mediático sencillo y simplificado en el presente. Esta descripción monolítica está representada metafóricamente en las tomas iniciales del vídeo de una pared de televisores, la inmensa mayoría de los cuales están sintonizados en el mismo noticiario.

El vídeo no sólo contrarresta esta presentación mostrando lo que los medios de comunicación habían eludido, sino que también se niega a sucumbir a los mismos métodos. Por ejemplo, el vídeo contiene entrevistas a diferentes tipos de personas, desde la comunidad negra hasta la comunidad blanca del centro de la ciudad y los periodistas. Las entrevistas se realizan de forma no conflictiva, sin60 minutos estilo. Los entrevistados a veces se contradicen o son contradichos por otros testimonios; incluso son contradichos indirectamente por la narración del vídeo. En particular, esto ocurrió en relación con el número de muertes de negros a manos de vigilantes blancos, una estadística que nunca fue cubierta por la televisión.

En ningún momento el vídeo trata de establecer a una persona como depositaria de la verdad. En ningún momento la narración del vídeo ataca directamente o niega el testimonio de un entrevistado. En un momento dado, un entrevistador prefiere suavemente su pregunta con: "Espero que no considere esto una pregunta injusta". Los portavoces tienen libertad para hablar y un espectador atento puede formarse sus propias opiniones detectando la falsedad y/o la honestidad de las respuestas. Aunque el realizador del vídeo simpatiza en gran medida con la comunidad negra, no se ceba a los periodistas con preguntas cargadas. Gran parte de sus testimonios indican una preocupación por su propia responsabilidad personal durante la crisis, más que un desprecio gratuito por la ética.

Para refutar la construcción televisiva de los individuos como portavoces, los entrevistados en Carrera contra el prime time nunca se identifican por su nombre, a menos que hayan sido identificados previamente por los medios de comunicación durante la crisis. En su lugar, los pies de foto explican el cargo que ocupaban durante la crisis: miembro de la comunidad, redactor jefe, reportero de investigación, etc. Se trata de un intento de contrarrestar la tendencia de la televisión a producir portavoces como encarnación de una "perspectiva adecuada" imaginaria.

Marvin Dunn fue una de las dos personas entrevistadas a las que se hace referencia por su nombre. su entrevista en Carrera contra el prime time funciona como una desdiferenciación de su creación por parte de los medios de comunicación como portavoz cualificado durante la crisis. Admite su oscuridad antes de la crisis y afirma que es posible que sus "15-20 segundos de interpretación de acontecimientos complejos... hayan contribuido al problema". El documental presenta la historia, por tanto, no como una entidad única fácilmente comprensible por personas dotadas o "expertas", o incluso por quienes han vivido ciertos aspectos de la crisis de primera mano, sino como conjuntos de información interrelacionados, que compiten entre sí y a menudo son contradictorios, todos ellos sujetos a reevaluación.

 

Leer un poco escritura arriesgada.

 

Una forma importante de que Carrera contra el prime time niega un enfoque no problemático de la historia es en su uso de imágenes de archivo de la crisis obtenidas tanto de las cadenas como de las emisoras locales. Estas imágenes nunca se presentan a pantalla completa, sino que se filman en forma de pantalla con una zona de color negro alrededor. Además, las fechas y los códigos que identifican el metraje, normalmente eliminados electrónicamente para la mayoría de los videastas, se dejan en la parte superior de la pantalla. Este dispositivo formal aleja sistemáticamente al espectador del objeto que está viendo, de manera que todas estas imágenes se consideran el producto de un modo específico de organizar las ideas, y como tal, nunca son ideológicamente inocentes. Sin embargo, lo más importante es que este dispositivo de distanciamiento transmite la susceptibilidad de estas imágenes, de hecho de todas las imágenes, a la reinterpretación, que es precisamente lo que hace este documental.

Los realizadores descubrieron que los equipos de televisión se sentían inevitablemente atraídos por las imágenes dramáticas de la violencia y la protesta, y que algunas historias, que no podían describirse con una imagen tan dramática, a menudo se pasaban por alto o se les restaba importancia.

Este punto nos lleva a un comentario sobre la estructura del vídeo: rechaza sistemáticamente el patrón formal de la narrativa de Hollywood. La estructura narrativa se oculta a sí misma, se hace invisible, trata de envolver la ideología bajo la apariencia de "entretenimiento".

Son muchas las estrategias que utiliza la narrativa para hacer que el espectador se trague sus mensajes ocultos. Dos de ellas son: personajes simpáticos y atractivos interpretados por actores expresivos e historias llenas de acción que contienen desarrollos y temas familiares combinados con técnicas de montaje que provocan respuestas emocionales predecibles.

Carrera contra el prime timePor otro lado, es lo más transparente posible en cuanto a sus estrategias. Los entrevistados nunca se convierten en "personajes completamente desarrollados", y no son idealizados como en muchos documentales de izquierda, entre los que se encuentra el de Barbara Kopple Condado de Harlan, EE.UU. es representativo. En cambio, se presentan como otros tantos puntos de vista diversos que hay que evaluar. Tanto las personas como los acontecimientos en Carrera contra el prime time están desprovistas de dispositivos que induzcan artificialmente sentimientos de empatía y catarsis en el cine narrativo y, por tanto, su propósito de provocar la reflexión no se ve ensombrecido por el drama.

Desde el principio, se exponen los temas que se abordan y se presentan los métodos utilizados. El documental es honesto en cuanto a sus fuentes, explicando el razonamiento de la selección de los portavoces con un inserto escrito en pantalla. No hay reportajes ni recreaciones de los acontecimientos; en un esfuerzo por enfatizar la distancia, se recuerda a los espectadores en dos ocasiones que los realizadores comenzaron a filmar dos semanas después de la crisis. La mayoría de las imágenes van acompañadas de una banda sonora en la que el sonido y la imagen se grabaron al mismo tiempo. Las pocas veces que las imágenes no producen por sí mismas el sonido, se señala este hecho. Por ejemplo, la voz en off de un joven negro se escucha sólo mientras se produce en tiempo real -en tiempo de pantalla, la imagen que la acompaña dura más- y cuando la voz se detiene, la banda sonora se silencia.

 

Leer un poco escritura arriesgada.

 

Estos dispositivos se utilizan para llamar la atención sobre los propios procesos de montaje y doblaje y para subrayar que no se ha producido una reconstrucción de los acontecimientos. Además, se evitan casi por completo los recursos subjetivos tradicionales, como los primeros planos extremos, la iluminación expresiva, la composición artística de los encuadres, etc. La voz del narrador se mantiene en un tono plano y sin emoción.

Todos estos métodos contrarrestan la preocupación de los informativos de televisión por las imágenes dramáticas basadas en los arquetipos de Hollywood. Carrera contra el prime time refuta eficazmente el hecho de que tanto la televisión como la mayoría de los demás documentales narrativos eviten el análisis en profundidad.

En esencia, este video documental está a la altura de su cometido: "Para los espectadores que decidan ver Carrera contra el prime time... ver las noticias nunca será lo mismo".

Alquilar la carrera contra el prime time en Vimeo.

0 0 vota
Calificación del artículo
Suscríbase a
Notificar a
invitado
0 Comentarios
Retroalimentación en línea
Ver todos los comentarios
0
¿Qué opina?x
es_MXEspañol de México